Embalaje





Como habíamos dicho anteriormente, en la segunda edición de cada mes estaremos platicando de temas relacionados a operaciones; y en esta ocasión me gustaría hablar del embalaje que tienen que llevar sus pedidos para asegurar que sus productos lleguen en buenas condiciones y al menor costo posible. Entonces… ¡Comencemos!

Como se habrán de imaginar, el embalaje juega un rol primordial en la experiencia de compra del cliente y en la estructura de costos de su operación y logística. Algunos de los puntos principales que deben tener en mente al elegir un buen embalaje son los siguientes:

1.     Asegurar la integridad del producto
2.     Reducir costos de transporte
3.     No transportar aire
4.     Ahorra tiempos de preparación de pedidos
5.     Da una buena imagen de la marca
6.     Es apta para logística inversa


Como primer punto, debemos de asegurar que nuestros productos lleguen de manera íntegra a sus clientes. Para esto, debemos de considerar tres cosas:
 
i)                 Si el producto se envía en caja o bolsa,
ii)               El tipo de material que usarán para proteger su(s) producto(s)
iii)              La cinta que usarán para cerrar sus cajas y/o bolsas.

       I.          Para decidir si sus productos deben de ir en caja o en bolsa considera: a) la fragilidad de tus productos: si tu producto es frágil, es mejor enviarlo en caja, b) el costo: la caja tiene un costo más elevado, c) el tiempo de preparación: la bolsa requiere menos tiempo de preparación y d) la flexibilidad: la caja ofrece poca flexibilidad en cuanto a las dimensiones del envío.

Para la decisión del material que protegerán tus productos considera diversos tipos de materiales como bolsas de aire, papel de cartón (Ranpak), papel burbuja, porexpan, etc. que deberán elegirse según la caja en la que vayan a viajar (o bolsa), el espacio libre que tienen, la fragilidad del producto y la capacidad del material para protegerlo, etc.


Por último, existen diversos tipos de cinta que varían principalmente en costo y resistencia. Dependerá del peso de tu envío el tipo de resistencia que debes elegir y esto elevará tus costos. Como recomendación adicional, busca cinta que ayuden a prevenir que “violen” tus productos. Cintas Kraft, con filamento reforzado o con el logotipo de tu empresa ayudan a prevenir robos y reclamaciones de tus clientes.

Como segundo y tercer punto hablábamos de que el embalaje debe de ayudar a reducir costos. Hay una relación directa para reducir costos de paquetería; pues, como comentamos en la edición anterior del blog de operaciones, las paqueterías toman en cuenta el peso volumétrico para proporcionarnos una tarifa por lo que no hay nada más caro que transportar aire.
Pero también hay que considerar ahorro de costos que no son tan obvios como el costo de reclamación por daño en tránsito, costo de venta recurrentes perdidas por mala experiencia de compra, costo de logística inversa y otros costos que no se verán reflejados en el envío inicial al cliente pero que nos pueden impactar de gran manera si tenemos un número elevado de reclamaciones.

En el cuarto punto comentaba que el embalaje debe de ayudar a ahorrarnos tiempo de preparación de nuestras órdenes, es decir, a ser más eficientes. Toma en cuenta que los diferentes tipos de embalajes que platicamos en el punto uno, tienen diferentes tiempos de preparación. Revisa el impacto de estos tiempos en tu operación y busca reducir tus tiempos de procesamiento de órdenes combinando distintos tipos de material de embalaje.

Como quinto punto, recuerda que la primera impresión cuenta, y mucho; lo primero que verán tus clientes no es tu producto sino el empaque en el que viene. Una buena imagen hará que tus clientes hagan compras  recurrentes con mayor facilidad.

Por último, sabemos que puede haber errores en los envíos. Es por eso que se recomienda que tu embalaje sea apto para que el cliente, en caso de querer hacer una devolución, pueda hacerlo en el mismo empaque en el que le fue enviado su producto. Resulta muy fastidioso tener que colocar una reclamación y que la devolución resulte un trabajo adicional para el cliente.

Con esto concluimos esta edición del blog, recuerda:
1) Trata de enviar, siempre que sea posible, en bolsa
2) Empaca correctamente los productos frágiles con los materiales que comentamos
3)Utiliza una buena cinta de cierre
4) No transportes aire
5) Ten en cuenta que el producto debe de estar disponible para devolución.

Nosotros en Marketful te ayudamos a que tus pedidos viajen con el tipo de embalaje más adecuado para tus productos, contamos con una amplia gama de productos de empaque sin costo adicional en tus envíos. ¡Contáctanos!


Rubén Morfín
Director de operaciones 

Comentarios